Familias quedan sin hogar tras desalojo

Santo Domingo

Un niño sostenía una funda plástica para recoger como podía algunas de las pertenencias que se encontraban dentro de los escombros de lo que horas antes fue su hogar.

Su humilde vivienda, en el sector Los Guandules, no había sido destruida por la crecida del río Ozama, sino por el desalojo que forma parte del proyecto del Nuevo Domingo Savio, que coordina la Unidad Ejecutora para la Readecuación de La Barquita y Entornos (URBE).

Pero su casa no era la única, también decenas de familias pasaron por el mismo sufrimiento e incertidumbre de no tener dónde dormir en los próximos días, porque se llevaron incluso los colchones y otros ajuares en camiones de mudanza que para ellos tenían un rumbo desconocido. El sector no solo se quedó sin casuchas, una iglesia pentecostal que estaba en el mismo callejón de los desalojos fue hecha escombros. Los residentes se quejaron de que en el pequeño templo lo único que permaneció intacto fue una Biblia y un cuaderno de anotaciones.

En Los Guandules dicen que los desalojos iniciaron sin previo aviso, a las 6:00 de la mañana de ayer. Militares con armas largas sacaron “a la fuerza” a las personas de sus hogares, lo que fue considerado por afectados como un abuso. “Nos están tirando la casa en la cabeza”.

Lourdes Morillo tiene más de 10 años viviendo en Los Guandules, exclamó: “Me están derrumbando mi casa encima, aún no me han dicho adónde me van a llevar, anteriormente quedaron en llamarme pero no he recibido respuesta de nadie”, indicó.

Caridad Santos, madre de seis hijos, dijo que los responsables del proyecto no les han dado dinero para comprar otra casa, ni le han dicho en la que ubicarán a su familia.

Danilo Ramírez, que vive desde 1979 en el sector, expresó que el presidente Danilo Medina, en vez de beneficiar a los pobres solo quiere empobrecerlos más. El mandatario, durante un discurso de rendición de cuentas en el 173 aniversario de la Independencia Nacional, informó la construcción del proyecto de transformación del Nuevo Domingo Savio, que beneficiará a 45,000 residentes de barrios de la capital como La Ciénaga y Los Guandules.

Este viernes la URBE comunicó que la intervención inició el pasado 29 de agosto en Los Guandules, y que se trasladaron debidamente a las personas que estaban dentro de un padrón, pero que en ese proceso identificaron 19 casos que no cumplían los requisitos.

Autor entrada: Bretania Aquino

Deja un comentario