Catorce extranjeros fallecieron en accidentes aéreos en los últimos 3 años

Un total de 14 extranjeros han fallecido en República Dominicana en accidentes aéreos desde el 2015 a la fecha y la mayoría de las víctimas de estas tragedias se produjeron en la región este.

El suceso más mortal de la aviación en el citado período ocurrió el 20 de abril del 2015 en el residencial El Cocotal, en Verón Punta Cana, en donde seis turistas y el piloto de nacionalidad dominicana perdieron la vida.

Las víctimas fueron Javier Izquierdo y María Dolores Villareal, españoles; los chilenos Franco Antonio Urbina Parraguez y Vanessa Nicole Hernández Cáceres, y los belgas Nin Plas y Anouk Vanp. El piloto Héctor Soriano, dominicano y oriundo de San Pedro de Macorís, también murió.

Viajaban en la avioneta modelo PA-32, matrícula HI957, que se precipitó a tierra y se incendió. La aeronave había despegado desde el Aeropuerto de Punta Cana hacia Samaná.

Según la conclusión de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación (CIAA), el factor humano originó que se desplomara.

“Debido a que el capitán de la aeronave (Héctor Soriano) despegó con la llave selectora con el tanque de combustible izquierdo externo seleccionado, cuando el combustible de este tanque se agotó, el motor se apagó por inanición y este no realizó el procedimiento de emergencia establecido por el fabricante para estos casos”, dice el informe que publica la CIAA en su página online.

La avioneta que se precipitó en el residencial El Cocotal, en Verón Punta Cana, en donde seis turistas y el piloto de nacionalidad dominicana perdieron la vida.
La avioneta que se precipitó en el residencial El Cocotal, en Verón Punta Cana, en donde seis turistas y el piloto de nacionalidad dominicana perdieron la vida. ( )

En el 2015 se produjeron siete de estos incidentes y, además del de la avioneta, matrícula HI957, otros dos fueron trágicos.

El 26 de julio de ese mismo año fallecieron los dos hermanos dominicanos José Ariel y Joselito Gómez Marte, de 28 y 26 años de edad, y Yensy Mateo Sánchez, de 26, al caerse la avioneta, matrícula HI51 Piper Warrior, en la cercanía del aeropuerto Internacional del Cibao, en Santiago. Era pilotada por José Ariel.

También el 02 de marzo del 2015, a las 12:15 p.m., un avión monomotor, matrícula HI-822, se accidentó en la ladera occidental de la loma La Rucilla, en la cordillera Central, provincia de Santiago de los Caballeros, mientras realizaba un vuelo entre Azua y Mao Valverde. El piloto, Arraldo Amaro Joa, único ocupante a bordo, falleció después de que la aeronave impactara contra árboles de pino.

El 18 octubre del 2016 la pareja de estadounidenses Charles Adkins Ritzen y Candy Ritzen, así como el fotógrafo canadiense Benjamin Cole Brown, murieron a bordo de otra avioneta que se estrelló mientras se disponían aterrizar en Puerto Plata, procedente de Puerto Príncipe, Haití.

Los tres se dedicaban a las labores de caridad en estos dos países a través de la fundación “Cambio Good”.

Según las autoridades, la aeronave, Lake La-250, matrícula N724ST, era propiedad de Chrles Adkins Ritzen y esa noche se registraba en la zona una tormenta eléctrica.

El 19 de agosto de este año 2018 se mataron el destacado cardiólogo dominicano Douglas Bournigal, quien viajaba junto al empresario francés Bruno Vincent, al desplomarse la aeronave ultraligera, matrícula N-612S, en la que viajaban, en el aeropuerto Doctor Joaquín Balaguer (El Higüero). Bruno Vincent era gerente de GB Energy-Texaco y Bournigal, además de médico, se destacó como piloto de aviación.

El del pasado jueves

El pasado jueves en la noche se dio a conocer que el helicóptero de marca Eurocopter y matrícula N124ML, se encontraba desparecido con cuatro pasajeros y el piloto después de salir a las 5:48 de la tarde de un hotel del municipio Río San Juan, de la provincia María Trinidad Sánchez, con destino a La Romana.

Esa misma noche las labores de búsqueda se extendió hasta las 2:00 de la mañana sin encontrarlo. Luego se retomó el trabajo de inspeccionar las zonas próximas de donde el helicóptero envió su última señal a las 6:37 de la noche, en cercanías de La Romana.

Minutos después del mediodía del viernes fue localizado finalmente en el Batey La Cacata, de La Romana, con sus ocupantes fallecidos. Estos eran el teniente coronel piloto de la Fuerza Aérea, Roberto Lanfranco Ureña, de 38 años, y los pasajeros Richard Phillippe, de 28, su abuelo, Luis Paul Guitay, ambos de nacionalidad francesa, y los suizos Emery Jean-Pierre y Géraldine Moschovis, de 46.

Se ha informó que Philippe era propietario de una villa en Casa de Campo, La Romana, y que tenía a los suizos como sus invitados.

La CIAA dice que se tomará su tiempo establecer la causa de este accidente y que en la próxima semana llegarán al país los técnicos de la compañía constructora de la aeronave para sumarse a la investigación que buscará determinarla.

El más trágico de la historia del país

El accidente aéreo más trágico en el país fue el del Boeing 757 ocurrido el martes 6 de febrero de 1996. En ese vuelo 301 de Birgen Air, que despegó del Aeropuerto Internacional Gregorio Luperón, de Puerto Plata y se precipitó minutos después mar adentro en el Atlántico, fallecieron sus 13 tripulantes y los 176 turistas a bordo, en su mayoría alemanes.

El vuelo era fletado por una empresa de aviación turca a la compañía dominicana Alas Nacionales y tenía como destino el aeropuerto de Fránfort, Alemania.

De las víctimas, 164 eran alemanes y las restantes de nacionalidad dominicana, polaca y turca.

La tragedia se atribuyó a que uno de los tres tubos pilot, usados para medir la velocidad en el aire, estaba bloqueado.

Según Wikpedia, “ninguno de los tubos fue recuperado así que los investigadores fueron incapaces de determinar con certeza lo que causó el bloqueo”.

Autor entrada: Bretania Aquino

Deja un comentario